GUASAVE

Aún no salía el sol y cayó la tragedia en el Ranchito de Inzunza: Martha fue asesinada en su propia casa

No terminaban de salir los primeros rayos de sol cuando la comunidad de Ranchito de Inzunza ya sentía el terrible peso de un crimen familiar

Aún no salía el sol y cayó la tragedia en el Ranchito de Inzunza Martha fue asesinada en su propia casa.Ya nada había que hacer, otro feminicidio se había consumado al interior del seno familiar, otra mujer caía víctima de la violencia familiarCréditos: Ararak Salomón
Escrito en SINALOA el

Guasave, Sin.- Cuando todavía ni por asomo los primeros rayos del sol querían darse a notar, en la comunidad de Ranchito de Inzunza ya una cruel tragedia se había consumado, y la víctima fatal era una joven a la que su propio marido le arrebató la vida en un ataque de ira. 

A las 4:50 horas, en la Secretaría de Seguridad Ciudadana llegó una de esas llamadas que nunca quisieran recibir, dijo un tanto conmocionado un policía.

A las autoridades se les alertaba de un presunto feminicidio al interior de una vivienda de la localidad antes mencionada, ubicada por la carretera a Las Quemazones.

Minutos después, agentes municipales confirmaban la tragedia: en uno de los cuartos de la casa de esta pequeña comunidad de la sindicatura de La Trinidad, ubicaron el cuerpo de una joven de apenas 28 años.

El cuello de la odontóloga había sido herido profundamente con un cuchillo de cocina que fue usado en su contra por su propio esposo.

Antes de la cruel muerte de la que fue víctima, Martha Angélica y quien se supone era su compañero de vida, habían sostenido una fuerte discusión que subió de nivel y que terminó en el momento en el que él pasó el filo del arma blanca por la parte alta del cuerpo de la madre de sus dos hijas.

Así, casi en un abrir y cerrar de ojos, se le escapó la vida a Martha Angélica. 

Ya nada había que hacer, otro feminicidio se había consumado al interior del seno familiar, otra mujer caía víctima de la violencia familiar.

La familia de la joven fue abrazada por la impotencia, nada pudieron hacer para rescatarla y ahora lloran y lamentan una absurda muerte que no debió pasar nunca, al igual que otras.

El esposo al parecer también intentó quitarse la vida pero no lo consiguió.

Ahora él enfrentará un proceso penal que lo llevará a rendirle cuentas a la justicia, mientras que privó a sus hijas, una de ellas recién nacida, de crecer junto a su madre